En el contexto actual de la crisis de refugiados en Europa, los Intérpretes humanitarios desempeñan un papel central en la atención de las necesidades de los refugiados y solicitantes de asilo. Si bien hay varios cursos y programas educativos disponibles, aún no se ha hecho ningún esfuerzo sistemático para diseñar y ofrecer un servicio educativo y formativo a título profesional capaz de abordar las necesidades reales de los traductores que surgen en el contexto de la emergente realidad europea.

Debido a la gran demanda que existe de intérpretes que dominen los idiomas de los beneficiarios, el papel de los intérpretes humanitarios, especialmente en países del mediterráneo como Grecia, Italia y España, lo desempeñan ahora migrantes y refugiados que no poseen la formación o la acreditación adecuada para abordar sus necesidades profesionales.

Las destrezas demandadas están en continuo cambio y exigen una formación actualizada con un enfoque más integral e interdisciplinar, combinando, entre otras, las siguientes disciplinas: legislación, gestión de crisis y riesgos, comunicación, mediación, inteligencia emocional y capacidad organizativa.

Este conjunto de habilidades es necesario para los traductores que ya están trabajando con la cuestión de los refugiados a fin de responder a las necesidades reales actuales de su trabajo diario, de manera comunitaria, coherente, evaluada, valorada y calificada.